10 Remedios caseros para la anemia

Spread the love

La sangre está compuesta por algunos elementos como el plasma, el agua, las plaquetas, los glóbulos blancos y los glóbulos rojos.

En los glóbulos rojos está la hemoglobina que es la encargada de transportar el oxígeno a todo el cuerpo. Los valores de hemoglobina pueden ser medidos a través de pruebas de laboratorio.

Si las pruebas indican un nivel muy bajo de hemoglobina, se podría tratar de un caso de anemia.

Generalmente, son producto de falta de hierro por lo que su tratamiento estará orientado a aumentar el consumo de este mineral.

Por esta razón, en este artículo te mostraremos los mejores métodos para lograr aumentar tu hemoglobina, aplicando remedios naturales para la anemia muy efectivos.

Los 7 remedios caseros para la anemia más efectivos

La medicina natural ha acumulado resultados muy positivos con el paso del tiempo. Por ello, personas de todo el mundo siguen apostando a ella como una solución contra cualquier malestar.

Diversos han sido los estudios que se han hecho para lograr reunir los compuestos necesarios en un solo remedio casero.

De hecho estos no aplican solo al caso de la anemia, existen variedades para casi cualquier problema de salud.

Sin embargo, para tratar este problema particular hemos seleccionado los siete remedios naturales más efectivos.

1. Almendras con leche

Los frutos secos son ricos en hierro, sobre todo las almendras, el pistacho y las nueces.

Para este remedio deberás seguir los siguientes pasos:

Ingredientes:

  • Un puñado de almendras.
  • 1 vaso de leche.

Preparación:

  • Hierve un poco de agua y colócala en un recipiente resistente al calor.
  • Añade las almendras y déjalas remojar durante toda la noche.
  • En la mañana, retira la piel que las recubre.
  • Seguidamente deberás procesarlas para obtener una pasta.
  • Al vaso de leche (que debe estar tibio) añádele esta pasta y mezcla.

Esta preparación funcionará mejor si se consume en ayunas.

A su vez, puedes complementar con nueces si es de tu gusto.

2. Sopa de lentejas

Las lentejas contienen un alto nivel de hierro en su composición. Consumir una taza de sopa de lentejas regularmente será muy beneficioso.

Además, la sopa de lentejas te da las posibilidades de hacer una sola comida en el día pues es un alimento muy completo. Y, si lo deseas, puedes añadirle algún tipo de carne roja o verduras para hacerla más apetitosa.

Si ya la has hecho en otras oportunidades, puedes prepararla como de costumbre. Sino, aquí tienes una buena opción:

Ingredientes:

  • 1 taza de lentejas previamente lavadas.
  • 1 cebolla grande picada en cubos.
  • 3 dientes de ajo machacados.
  • 4 tazas de agua.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación:

  • Coloca en una olla las lentejas y deja que se ablanden.
  • Sofríe la cebolla y el ajo y agrégalo a las lentejas.
  • Añade la sal y la pimienta al gusto.
  • Permite que todos los ingredientes se integren cocinando a fuego bajo.
  • Para finalizar, sirve caliente.

3. Té de ortiga

La ortiga es una planta que contiene diversas vitaminas y minerales, dentro de las que se destaca el hierro. Por esta razón, se utiliza mucho para tratar los problemas de anemia.

El té es muy sencillo de preparar y puede tomarse en cualquier momento del día:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua.
  • 5 cucharadas de ortiga.

Preparación:

  • Colocar el agua en una olla y dejar que hierva.
  • Retirar del fuego y colocar las cucharadas de ortiga.
  • Tapar para permitir que la infusión se genere.
  • Colar la mezcla y disfrutar.

En caso de que el sabor parezca muy poco delicado al paladar, se puede añadir una cucharadita de miel para hacerlo más agradable.

4. Té de ginseng

El ginseng es cada día más utilizado para tratar diversas afecciones que provocan daños en el organismo. En este caso, puede ayudar a regular los niveles de hierro en la sangre.

Prepararlo es muy sencillo, solo debes seguir estos pasos:

Ingredientes:

  • 1 ginseng coreano.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Lavar, pelar y cortar el ginseng en rodajas finas.
  • Después, colocar una o dos rodajas en la taza donde se vaya a preparar el te.
  • Hervir la taza de agua.
  • Colocar el agua en la taza donde se haya colocado el ginseng y dejar reposar tapado.
  • Por último, tomar como normalmente se hace con cualquier otro te.

5. Agua de grosellas negras

Las grosellas negras son frutos que poseen una importante cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales. Uno de los más destacados es el hierro.

Consumir un vaso de agua de grosellas negras en ayunas puede aportar múltiples beneficios al cuerpo, como por ejemplo controlar la anemia. Y, por no ser una receta muy compleja, sus beneficios se obtendrán en unos pocos pasos.

Ingredientes:

  • 10 grosellas negras.
  • 1 vaso de agua.

Preparación:

  • Colocar las grosellas negras en el vaso de agua.
  • Permitir que la fruta se remoje durante toda una noche.
  • Consumir esta agua en ayunas para obtener mejor los beneficios.
  • Si gustas, también puedes comer las frutas.

Es un remedio bastante útil y de buen sabor. Además, puede realizarse de forma diaria durante un mes.

6. Polen molido y jalea real

Estos dos elementos naturales poseen propiedades beneficiosas para la sangre. Una de ellas es la de regular la hemoglobina, que es la que interviene directamente en el control de la anemia.

En este caso se trata de una mezcla que se realizará de la siguiente forma:

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de polen molido.
  • Asimismo, 1 cucharadita de jalea real.
  • Un vaso de agua o zumo de su preferencia (Si es algún cítrico mejor).

Preparación:

  • Colocar ambas cucharaditas de ingredientes en el vaso de jugo o agua.
  • Agitar hasta que sea una mezcla relativamente homogénea.
  • Consumir inmediatamente.

7. Té de diente de león

El diente de león es otra de las hierbas más comúnmente utilizadas para la medicina natural. Contiene vitaminas del grupo A, B, C y D, así como minerales tales como el hierro.

El te de diente de león se preparará así:

Ingredientes:

  • 1 vaso de agua.
  • 1 cucharada de diente de león.

Preparación:

  • Poner a hervir el agua en una olla.
  • Colocar el diente de león y dejar reposar tapado por 5 minutos.
  • Finalmente, colar y servir.

Jugos naturales para la anemia

Los jugos son otra parte fundamental en los remedios naturales. Ellos contribuyen a dar un buen nivel de líquidos al cuerpo y pueden hacerse con muchísimos ingredientes.

Además, su consumo puede hacerse en distintos horarios, permitiendo que puedan acompañar comidas o utilizarse como meriendas de media tarde.

En esta ocasión, te presentamos los 4 jugos más útiles a la hora de combatir la anemia.

8. Naranja con perejil

El perejil es una buena fuente de hierro. Por su parte, la naranja contiene un alto grado de vitamina C que ayuda a absorber mejor el hierro.

Es por esta razón que no solo deberán orientarse los remedios al consumo de alimentos ricos en hierro. También será necesario incluir algunos con vitamina C.

Para preparar este jugo deberás tener lo siguiente:

Ingredientes:

  • 2 naranjas.
  • Hojas de perejil.

Preparación:

  • Sacar el jugo de las 2 naranjas. Si tienen poco, utilizar 1 o 2 más.
  • Colocar ambos ingredientes en la licuadora y mezclar.
  • Puede servirse frío con un poco de hielo.

Ya que lo que importa es que la fruta tenga un alto potencial de vitamina C, la naranja se puede sustituir por piña o manzana.

9. Jugo de Naranja, zanahoria y remolacha (betabel)

En algunos países este jugo suele ser conocido como 3 en 1 y es muy valorado por su cantidad de nutrientes y el alto nivel energético que posee.

La remolacha puede ser utilizada de forma cruda o sancochada. Sin embargo, en este caso utilizaremos la versión hervida porque es más suave.

Necesitarás, entonces, realizar los siguientes pasos:

Ingredientes:

  • 2 rebanadas gruesas de remolacha cocida.
  • 1 zanahoria pequeña cruda.
  • 2 naranjas.
  • 1 cucharada de Miel (opcional).

Preparación:

  • Extrae el jugo de las 2 naranjas. Si es muy poco utiliza más cantidad.
  • Vierte todos los ingredientes en la licuadora y procesa hasta que se note una mezcla homogénea.
  • Pasa por un colador para eliminar los compuestos sólidos.
  • Puedes endulzar con un poco de miel si así lo prefieres.

10. Jugo de tomate y manzana

Tanto la manzana como el tomate contienen un buen nivel de hierro que es bastante beneficioso cuando se padece de anemia. Además, la preparación de este jugo es muy sencilla y rápida.

Para hacerlo, se deberá seguir el procedimiento siguiente:

Ingredientes:

  • 2 tomates maduros (entre mas rojos mejor).
  • 1 manzana.
  • 3/4 de vaso de agua.

Preparación:

  • Lava, pica y retira las semillas del tomate.
  • Del mismo modo, lava y pica la manzana. Puedes hacerlo con la fruta cruda o previamente pasada por agua.
  • Coloca todos los ingredientes en la licuadora y mezcla.
  • Si queda algún grumo puedes colar, pero generalmente se consume apenas culminado el batido.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *