7 Remedios caseros para el cálculo renal

Spread the love

Las vías urinarias son un complejo sistema del organismo a través del cual se expulsa la orina y las toxinas acumuladas en el cuerpo. Sin embargo, ellas pueden estar sometidas a la presencia de formaciones duras que se conocen como cálculo renal.

Estos suelen estar generados por altos niveles de:

  • Calcio
  • ácido úrico
  • Estruvita
  • Cistina

Padecer de esto puede ocasionar serios malestares físicos como dolores profundos y muy punzantes en la parte baja de la espalda, sangre en la orina, dificultad para orinar, entre otros.

Con el fin de ayudarte a subsanar estas molestias te presentamos una selección con los mejores remedios caseros y los jugos naturales con los que podrás eliminar los cálculos renales.

Los 7 remedios caseros para el cálculo renal más efectivos

Sufrir de cálculos renales es un asunto más común de lo que parece. El detalle está en que no todas las personas presentan síntomas. Generalmente, los cálculos renales causan dolor cuando se mueven, siendo totalmente asintomáticos mientras están en estado de reposo.

Sin embargo, si sabes que tienes algún cálculo renal porque ya has padecido molestias o porque te aparecieron tras practicarte un eco por cualquier omotivo, estos remedios naturales te serán de mucha utilidad.

Solo debes estar atento de cumplir con las recomendaciones y el paso a paso de forma correcta para que obtengas los beneficios que esperas.

1. Infusión de albahaca

Además de ser un rico complemento en la cocina, la albahaca es muy reconocida para el control de los niveles minerales y de ácido úrico del organismo.

Ambas gestiones contribuyen de manera importante en el combate de los cálculos renales, ayudando a que su expulsión se genere sin complicaciones ni traumas.

Esta infusión es sin duda uno de los mejores remedios caseros para tratar esta condición.

A continuación veremos de qué forma lo puedes preparar:

Ingredientes:

  • 4 hojas de albahaca fresca.
  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharadita de miel.

Preparación:

  • Hierve la taza de agua y retira del fuego.
  • Incorpora las hojas de albahaca y permite que se reposen por 10 minutos.
  • Cuela y endulza con la miel.

Se recomienda beber de esta infusión unas tres veces al día por 6 meses. En todo caso, también pueden servir otros remedios naturales que contenga a la albahaca como un ingrediente clave.

2. Té de diente de león

Esta hierba contiene un alto nivel diurético que estimula la producción de orina, al mismo tiempo que evita que exista retención de líquidos.

Ambas situaciones son muy beneficiosas para prevenir que los cálculos se formen, pues muchos estudios revelan que la poca pérdida de orina es un agente decisivo en la formación de cálculos renales.

Preparar el té es muy fácil y no te quitará más de 20 minutos.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de diente de león seco.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Realiza la infusión dejando que la planta hierva con el agua por 3 minutos.
  • Después, deja descansar por 10 minutos más y consume.

Una buena dosis diaria se realizaría a través del consumo de 3 tazas, preferiblemente mañana, tarde y noche.

3. Jugo de limón y huevo

Sí, ya sabemos que de entrada esta idea no suena nada apetecible, sin embargo es un remedio que se ha comprobado que es muy eficiente para expulsar los cálculos renales.

Su eficiencia se debe a que actúa como un limpiador profundo y directo de los riñones acabando con cualquier anomalía de esta índole que esté presente allí.

Consúmelo siguiendo la receta que presentamos a continuación:

Ingredientes:

  • 3 limones.
  • 1 huevo de gallina fresco.

Preparación:

  • Exprime los 3 limones y retira las semillas.
  • En un vaso, parte el huevo y después báñalo con el jugo de limón.
  • Refrigera este brebaje, sin mezclar, por unas 48 horas.
  • Transcurrido el tiempo es hora de consumirlo.

Lo recomendable es hacerlo en las mañanas, por lo menos dos horas antes de la primera comida.

4. Compresas de jengibre

El jengibre contiene propiedades analgésicas que son capaces de funcionar como mecanismos tópicos. Por ello, el uso de compresas de agua de jengibre puede ser beneficioso para reducir las molestias de forma localizada y aliviar el dolor producido por el cálculo renal.

El método para preparar y utilizar este remedio natural será a través de la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 1 jengibre fresco.
  • 1 litro de agua.

Preparación:

  • Lava y pela el jengibre.
  • Rebana hasta obtener unas 12 piezas.
  • Agrégalas al agua y coloca a hervir por 10 minutos.
  • Deja reposar hasta que esté un poco tibia.

Modo de uso:

  • Humedece un paño y retira el exceso de líquido.
  • Coloca la compresa sobre el área del dolor durante el tiempo que sea necesario.
  • Puedes repetirlo cuantas veces quieras.

5. Jarabe de rábano

El rábano es otra de esas verduras que tienen increíbles beneficios para el cuerpo si se utilizan de forma correcta. Para los cálculos renales se utiliza como un remedio natural obligatorio pues conduce a la desintegración de las piedras y estimula su posterior expulsión.

El jarabe se preparará así:

Ingredientes:

  • 3 rábanos.
  • 1 taza de agua.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Lava, pela y rebana los 3 rábanos.
  • En un envase plástico con tapa añade el agua y, posteriormente, incorpora los rábanos y la miel.
  • Deja que el brebaje se concentre durante 24 horas.
  • Cuela y manténlo en un frasco cerrado.

Para consumirlo correctamente deberás tomar 2 cucharadas del jarabe en ayunas todos los días.

6. Limón y aceite de oliva

Esta es una mezcla muy utilizada dentro del mundo natural porque ayuda a combatir distintos tipos de molestias. En el caso particular que estamos tratando ahora, el aceite contribuye a facilitar la expulsión de los cálculos, mientras que el limón es un poderoso destructor de los cristales. Quiere decir que juntos hacen un trabajo muy efectivo.

Para prepararlo sigue esta receta:

Ingredientes:

  • 2 limones.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.

Preparación:

  • Extrae el jugo de los 2 limones.
  • Incorpora el aceite de oliva y mezcla.

Modo de uso:

  • Consume la totalidad del remedio.
  • Inmediatamente después, apoya el tratamiento con un vaso entero de agua fresca.
  • Repítelo entre 2 y 3 veces cada día.

7. Agua de frijoles

Este alimento contiene altas cantidades de fibra que son actuantes poderosas en el manejo de los cálculos renales. También contribuye a mantener en óptimas condiciones el tracto urinario.

Para preparar el agua sigue el procedimiento que describimos aquí:

Ingredientes:

  • 1 taza de frijoles de riñón.
  • 1 litro de agua.

Preparación:

  • Coloca a hervir los frijoles después de haberlos lavado hasta que estén tiernos.
  • Colar el líquido y dejar que llegue a la temperatura ambiente.
  • Vuelve a colar el líquido desprendido y este último será la base del tratamiento.

Modo de uso:

  • Consumir una cierta cantidad de líquido varias veces al día.
  • No es recomendable mantenerlo después de las 24 horas porque deja de ser idóneo para este fin.

Jugos naturales para el cálculo renal

Los jugos basados en productos naturales son muy beneficiosos para el cuerpo porque además de los nutrientes que aportan los ingredientes con que se preparan, contienen un alto nivel de agua que siempre mejorará los procesos internos del cuerpo.

Para cada dolencia o malestar existen uno o varios jugos que dan una mejoría real y oportuna. En este caso, te presentamos un par de jugos especiales para combatir los cálculos renales que seguro te gustarán mucho.

1. Jugo de granada

Las granadas son frutas muy deliciosas que aportan muchos beneficios al cuerpo. Gracias a sus propiedades astringentes y ácidos, son capaces de estimular la descomposición y posterior eliminación de las piedras en el riñón.

Aunque su procedimiento es un poco más extenso que con otras frutas, el resultado bien valdrá la pena. Solo debes seguir la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • 1 granada.
  • Una cucharadita de miel.

Preparación:

  • Lava la granada y ábrela en algunos trozos.
  • Coloca en un recipiente hondo una cantidad de agua, más o menos hasta la mitad.
  • Añade los trozos de granada y déjala en remojo por unos minutos.
  • Con la ayuda de tus manos, separa las semillas de la cobertura. Las primeras se irán al fondo, mientras que las segundas flotarán.
  • Retira la cáscara y las membranas.
  • Agrega al vaso de la licuadora el líquido restante junto con las semillas.
  • Procesa varias veces para que las semillas se vayan rompiendo. Cuando veas una mezcla más o menos homogénea es hora de colarla.
  • Endulza el jugo con la miel. Si lo notas muy ácido para tu gusto puedes añadirle un poco más.

También será muy beneficioso acompañar la dieta con una fruta fresca de este tipo, de vez en cuando.

2. Jugo de piña y arroz

La piña, por su alto contenido de agua, forma parte de los diuréticos más valorados. Asimismo, contiene agentes depurativos que hacen de su jugo un excelente contribuyente para todos los males del sistema urinario, incluyendo el cálculo renal.

En este caso, la leche de arroz será un potenciador muy eficiente para ayudar a que la piña realice su función de forma más adecuada.

Se preparará así:

Ingredientes:

  • 1 piña.
  • 1 taza de leche de arroz.

Preparación:

  • Pela la piña y córtala en trozos.
  • Agrega ambos ingredientes a la licuadora y procesa.
  • En caso de que quede muy espeso, puedes completar con un poco de agua hasta que logre la consistencia que esperas.

Aunque esta es una versión más completa, si no dispones de la leche de arroz, el zumo de piña también será un buen aliado.

Alimentos que te ayudan a combatir el cálculo renal

La alimentación es vital para mejorar las condiciones presentadas por la formación de cálculos en los riñones. Así como sucede en otras enfermedades, seguir las instrucciones generales puede contribuir a mejorar de forma importante los padecimientos.

Incorporar un buen flujo de líquidos será determinante para mantener en funcionamiento constante todo el tracto urinario. En ocasiones, la expulsión de la arenilla que lleva a la formación de cálculos puede realizarse con solo aumentar la dosis de líquidos.

No necesariamente tiene que ser agua (Aunque es obligatorio asegurarse de que se consuman 8 vasos puros al día), también puedes apoyarte en jugos, frutas con mucho líquido, sopas, entre otros.

Alimentos que debes evitar consumir

En contraposición a lo anterior, existen otros alimentos que será mejor dejar de lado o reducir de forma considerable para lograr cambios realmente beneficiosos en el estado de salud. Algunos de estos son:

  • La sal: uno de los orígenes más frecuentes de las piedras en los riñones es los elevados niveles de calcio. Cuando se consume mucha sal, está retiene este mineral evitando que se expulse y, por ende, facilitando la formación de cálculos renales.
  • Las proteínas animales: aunque no deben eliminarse por completo, es mejor reducir su consumo a una porción diaria.
  • Los lácteos: como contienen altos niveles de calcio, deben ser consumidos a menor escala. Los quesos que contengan mucha sal es mejor no mantenerlos en la dieta.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *