Remedios caseros para la amigdalitis

Spread the love

Hoy te traemos 7 remedios caseros para la amigdalitis muy efectivos, que eliminan el dolor de garganta rápidamente.

La amigdalitis es una enfermedad infecciosa que se genera en las amígdalas, estas son unas estructuras de tejido blando que se encuentran en la parte más honda de la cavidad bucal.

Puede deberse a razones virales o bacterianas. Además produce inflamación y dolor de garganta.

Sin embargo, combatirla es posible gracias a los productos naturales que tienen propiedades antibióticas y que refrescan la zona. Es un hecho confirmable por quienes la han padecido, que la amigdalitis puede llegar a ser muy dolorosa.

Si sufres constantemente de este mal o lo padeces por primera vez, lo mejor que puedes aplicar son tratamientos hechos en casa, sin añadidos químicos ni efectos secundarios. Sabemos que existen muchísimos, pero en esta ocasión te presentaremos los 7 mejores remedios.

Los 7 remedios caseros para la amigdalitis más efectivos

Dicen por ahí que los remedios de la abuela son realmente efectivos. Y esto se debe a que, anteriormente, lejos de la actual industrialización, las personas conseguían en los productos naturales la solución a todos sus problemas de salud.

Estos conocimientos han pasado de generación en generación, manteniéndose firmes en sitios como este, que buscan rescatar esa esencia natural que te ayudará, no solo a corregir cualquier malestar, también a mejorar tu estado de salud en general.

Cada alimento no procesado y demás hierbas, esencias, aceites, entre otros agregados que nos da la naturaleza, vienen dispuestos con cierta cantidad de nutrientes que trabajarán siempre a tu favor.

El caso está en saberlos combinar adecuadamente, considerando en cada caso la unión con otros ingredientes que potencien sus efectos orientados al problema que te está afectando.

En este caso es la amigdalitis y no hay nada mejor para eso que los 7 remedios que te presentamos ahora mismo.

1. Limón y bicarbonato de sodio

Uno de los ingredientes bases para tratar los problemas que tienen que ver con las vías respiratorias superiores es el limón. Gracias a que tiene propiedades antibióticas y antifúngicas, ataca cualquier virus o bacteria de forma precisa.

Además, es un limpiador de primera línea, que refresca y desprende toda la suciedad que puedas tener acumulada en las amígdalas.

La preparación de este remedio se hará así:

Ingredientes:

  • 3 limones.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 1/2 taza de agua

Preparación:

  • Exprime los 3 limones en el agua.
  • Añade la cucharadita de bicarbonato de sodio y mezcla bien.

Modo de uso:

  • Con la preparación anterior realiza buches pequeños.
  • Levanta la cabeza hasta que notes que el líquido llegue hasta la parte más al fondo de tu garganta, sin tragar.
  • Realiza gárgaras por medio minuto con cada buche y escupe.

Notarás rápidamente las mejoras que te ofrece este remedio. Por esta razón, utilizarlo entre 3 y 4 veces al día será muy beneficioso.

2. Manzanilla y salvia

La manzanilla ayuda a refrescar mucho la zona inflamada y, tanto ella como la salvia, tienen importantes propiedades bactericidas y antifúngicas que evitan la proliferación de los virus asegurando su erradicación.

Como su preparación es en forma de infusión tendrás dos opciones: puedes realizar gárgaras con ella y también utilizarlo como un té calmante antes de dormir.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • Una cucharadita de flores de manzanilla.
  • 1 cucharadita de salvia.

Preparación:

  • Coloca a hervir el agua.
  • Agrega las cucharaditas de manzanilla y salvia.
  • Deja que hiervan los 3 ingredientes juntos por 5 minutos.
  • Tapa y permite que se repose hasta que logre una temperatura que puedas soportar. Mejor será si no se enfría del todo.

3. Limón y miel

Este es uno de los remedios caseros para la amigdalitis más populares que existe, además de ser muy utilizado cuando de infecciones del sistema respiratorio se trata.

La miel actúa en pro de fortalecer el sistema inmunológico, siendo poco agradable para los virus y bacterias que causan dolor de garganta.

Ingredientes:

  • 3 limones.
  • 1 cucharada de miel.

Preparación:

  • Extrae el jugo de los 3 limones.
  • Añade la cucharada de miel y agita hasta que formen una mezcla homogénea.

Puedes realizar gárgaras unas 3 veces al día con esta preparación.

También será de mucha utilidad si la haces en forma de té agregando la preparación descrita a una taza de agua tibia.

4. Té de eucalipto

El eucalipto es uno de esos productos naturales que son realmente efectivos para todo lo que tiene que ver con problemas respiratorios. Su aroma y sabor actúan directamente en las vías para eliminar cualquier agente infeccioso que desee causar daños.

Ingredientes:

  • 3 hojas de eucalipto.
  • 1 taza de agua.

Preparación:

  • Coloca a hervir la taza de agua.
  • Agrega las hojas de eucalipto y permite que hiervan unos 5 minutos.
  • Tapa y deja reposar un poco.
  • Cuela y consume, entre más tibio mejor.

Puedes consumir esta infusión unas tres veces al día, sobre todo antes de dormir.

5. Vino blanco y romero

El romero es un potente bactericida que actúa de forma localizada para penetrar y limpiar con mayor eficacia. El vino blanco, por su parte, refuerza esta propiedad, siendo ambos un remedio casero muy relevante para los problemas de amigdalitis.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de romero.
  • 1 taza de vino blanco.
  • 1 cucharada de miel (opcional).

Preparación:

  • Coloca en el fuego el vaso de vino blanco. Tienes que estar muy pendiente para retirarlo apenas rompa en hervor.
  • Añade el romero y deja reposar unos 10 minutos.
  • Cuela y agrega la cucharada de miel.

Con esta infusión vas a realizar gárgaras unas 3 veces al día. De seguro obtendrás resultados favorables en menos de lo que esperas.

6. Infusión de tomillo

Si buscas un remedio natural con importantes propiedades desinfectantes, el tomillo debe ser una referencia obligatoria. Por esta razón, tiene un puesto de honor entre los 7 remedios caseros más efectivos contra la amigdalitis.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua.
  • Hojas de tomillo.
  • 1 rodaja de limón.

Preparación:

  • Pon a hervir la taza de agua.
  • Añade las hojas de tomillo y deja que hierva por 5 minutos.
  • Permite que la preparación se repose por 10 minutos y cuela.
  • En la taza donde vayas a tomar el té, coloca la rodaja de limón.
  • Vierte el contenido del té de tomillo y deja reposar 5 minutos más.
  • Consume tibio.

Puede prepararse y consumir tres veces al día.

7. Limonada caliente con sal

Este es uno de los remedios caseros para la amigdalitis más efectivo. Tanto la sal como el limón atacan de manera acertada a los virus y bacterias que causan la amigdalitis y reducen la inflamación y, por ende, el dolor y las molestias a nivel general.

Ingredientes:

  • 1 vaso de agua.
  • 2 limones.
  • 1 cucharada de sal.

Preparación:

  • Pon el vaso de agua al fuego y deja que se caliente hasta que tenga una temperatura soportable.
  • Añade el jugo de los 2 limones y la sal y agita.

Con esta mezcla se realizarán gárgaras esparcidas a lo largo del día. Asimismo, es muy importante resaltar que sus efectos positivos los empezarás a sentir apenas termines la primera jornada.

Jugos naturales para la amigdalitis

Así como podemos combinar productos naturales para hacer remedios caseros para la amigdalitis, existe la posibilidad de conseguir jugos con condiciones similares.

Aunado esto, el dolor producido por la amigdalitis evita que las personas puedan consumir sus alimentos de forma regular, por lo que el uso de jugos es beneficioso para mantenerse hidratado y nutrido.

1. Jugo de zanahorias y fresas

Esta es una saludable opción para darle al cuerpo energía y reforzar el sistema inmune que, a través de la mayor producción de glóbulos blancos, se encargan de atacar los virus y bacterias que causan la amigdalitis.

Lo puedes preparar con la siguiente receta.

Ingredientes:

  • Media taza de agua.
  • 3 zanahorias.
  • 6 fresas.

Preparación:

  • Lava y pela las zanahorias y procede a picarlas en trozos más pequeños.
  • De la misma forma, lava y pica en mitades las fresas.
  • Coloca todos los ingredientes en la licuadora y procesa.

Puedes consumirlo uno o dos veces al día.

2. Jugo de Naranja y aloe vera

La naranja tiene una gran cantidad de vitamina C que se hace necesaria para atacar los problemas del área respiratoria. Por su parte, el aloe vera es un producto natural con infinidad de propiedades curativas para el cuerpo, destacándose los efectos antibióticos.

Ingredientes:

  • 4 naranjas.
  • 1 penca de aloe vera.

Preparación:

  • Lava y pela la penca de aloe vera.
  • Colócala directamente bajo el grifo y apóyate en una cuchara para eliminar la mayor cantidad de gel posible. El gel es muy útil pero su sabor es un poco desagradable.
  • Córtala en cubos y selecciona unos 10 para esta preparación.
  • Después, exprime las naranjas.
  • Realiza un licuado con ambos ingredientes.

Para mejorar su forma de actuación y que sea más efectivo, recomendamos que sea consumido en ayunas.

Alimentos que te ayudan a combatir la amigdalitis

En esta ocasión, los alimentos a los que se harán referencia son aquellos que aportan un nivel localizado de alivio al malestar producido por la amigdalitis.

Para iniciar el listado, se debe considerar que sean alimentos de textura suave que puedan circular de forma adecuada por la zona sensible. Además, deberían aportar algún elemento necesario para reforzar el sistema inmune, atacar las bacterias, eliminar el dolor, entre otros.

Por ello, los más fáciles de utilizar y con más beneficios se resumen a continuación:

  • Plátano: es de textura muy suave y tiene alto contenido de vitamina C y potasio. Por ende, te mantendrá nutrido y aumentará tus defensas.
  • Miel: es un bálsamo natural que le servirá en gran medida a las amígdalas, será como un cariño para ellas. Por esta razón, puede consumirse pura (en función a 1 cucharadita) o con algún remedio como los descritos más arriba.
  • Helado: y ya que estamos en esto, es una gran excusa para aprovechar de comer mucho helado. Aunque quizás no estés en el mejor momento para disfrutarlo como quisieras, te ayudará mucho a calmar el dolor.

Alimentos que debes evitar consumir

Por otro lado, hay alimentos que son muy poco beneficiosos cuando se padece de amigdalitis. Y aunque seas un fanático de alguno de ellos, lo mejor será suspender su consumo mientras dure el episodio de malestar.

Algunos de estos son:

  • Las grasas que se producen por frituras. Estas son ricas en lípidos que forman una película sobre todo el entorno bucal evitando que los remedios explicados en este artículo surtan el efecto esperado.
  • Los lácteos: en general, estos alimentos son muy beneficiosos para la salud. Pero, en estos casos, pueden ser focos importantes para la proliferación de bacterias por lo que es aconsejable dejarlos de lado por algunos días.
  • Los encurtidos: aunque uno de los remedios utilizados es hecho con vinagre, este es de manzana y se usa con la esencia pura. En el caso de los encurtidos vienen con productos químicos extra que alteran la funcionalidad del vinagre y lo que pueden generar es mayor irritación.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *